Las ventajas de los filtros de mallas en el riego
Irrigation Blog

Como se comentó en anteriores artículos del blog, la obstrucción de emisores por contaminantes físicos, químicos o biológicos puede afectar seriamente la uniformidad del riego y aumentar los requisitos de mantenimiento de los sistemas de riego.

Los sistemas de riego bien diseñados deberían incluir medidas para evitar que se obturen, incluyendo una filtración confiable.


Tipos de filtración para sistemas de riego

Existen diferentes tipos de filtros para la remoción de contaminantes del agua de riego. Están categorizados en función del método que utilizan para filtrar el agua, e incluyen filtros de mallas, filtros de discos, y filtros de media arena.

Factores tales como el origen del agua, el tipo y la cantidad de contaminantes, el diseño y tamaño del sistema de riego, y el mantenimiento requerido, son elementos a tener en cuenta cuando se selecciona una solución de filtración adecuada.

En este blog, nos centraremos en la filtración de mallas para riego.

 

¿Qué son los filtros de mallas?

Los filtros de mallas son un tipo de filtración muy común utilizada en aplicaciones de riego. Son dispositivos relativamente simples, compactos y rentables que están disponibles en un amplio rango de medidas y grados de filtración, y requieren poca preparación en el sitio de instalación. Funcionan en forma eficiente en un amplio rango de calidades y caudales diferentes de agua, y están generalmente construidos en metal, plástico o paño sintético inserto en una carcasa especial.

Los filtros de mallas se limpian lavándolos con agua o removiendo la malla y limpiándola manualmente. Dependiendo del método de lavado utilizado, algunos de ellos requieren ser limpiados periódicamente a mano para remover los restos de residuos que no fueron eliminados mediante el lavado.

Hay diversos métodos de lavado que se utilizan para limpiar los filtros de mallas. El más simple utiliza una salida de descarga del filtro, que se abre cuando el agua está corriendo a través del filtro para llevar hacia afuera los restos recolectados. Una variante mejorada de esta es el lavado de flujo dirigido. Con este método (que es el más común en filtros económicos) también se abre la salida de descarga, pero el filtro está diseñado de forma tal que el flujo rasante sobre la cara de la malla remueve los restos (similar a lavar con una manguera la calle).

El método más efectivo de lavado se centra en el método de retrolavado focalizado, en el que el agua de lavado es forzada a ir en sentido inverso a través de la malla. Esto se realiza ya sea mediante filtros de lado a lado en donde el agua limpia de uno es utilizada para lavar al otro, o para crear un efecto de vacío forzando el agua hacia atrás a través de la malla para “chupar” los restos de ella.

Los tipos de filtros más efectivos y eficientes son los filtros de malla automáticos y autolimpiantes que lavan en forma automática los restos de la malla usando un retrolavado focalizado. Requieren un mínimo mantenimiento y limpieza manual, además de necesitar mucha menos agua para el retrolavado, lo que implica significativos ahorros de tiempo y dinero.

 

Ahorre agua, dinero y tiempo con los filtros Filtomat de Amiad

Prepárese para ingresar en el futuro con la tecnología de filtros de malla más eficiente.

Ahorro de agua

El Filtomat usa 8 veces menos aguapara autolimpieza que un sistema de media arena en una típica temporada de crecimiento.

Ahorro de Dinero

El filtro Filtomat viene totalmente armado, no requiere una grúa para su instalación, y tiene solamente mínimos costos de instalación.

Ahorro de Tiempo

Un solo ciclo de autolimpieza es 24 veces más rápido que el del sistema de media arena.

Proteja su inversión con el filtro de mallas más confiable — Filtomat de Amiad  Descargue el PDF

Manténgase actualizado con las novedades de filtración

Publicaciones relacionadas